Patologías: Tumores palpebrales

En la piel de los párpados pueden aparecer lesiones tumorales como en la piel de cualquier otra parte del cuerpo. Los tumores malignos de de la piel de los párpados son relativamente frecuentes. La presencia de un nódulo o lesión palpebral que crezca, sangre o se ulcere debe ser evaluada cuanto antes.

 

Carcinoma basocelular

Suponen el 90% de todos los tumores palpebrales. Son de crecimiento lento y generalmente tienen la apariencia de un nódulo de aspecto perlado. A pesar de tratarse de una lesión cancerosa, estos tumores no se extienden a áreas distantes, sino que generalmente continúan creciendo e infiltrando los tejidos adyacentes.

Pueden ser curados mediante una excisión quirúrgica simple, seguida de reconstrucción del defecto que queda tras su extirpación.

 

Carcinoma de células escamosas y melanoma

Estos dos tipos de tumores son mucho menos frecuentes que los basocelulares pero más agresivos en su comportamiento.

El tratamiento es quirúrgico, extirpando la totalidad del tumor y un importante margen de seguridad para tratar de evitar que se extiendan a otras zonas distantes del organismo. Por lo tanto la zona que se extirpa es mayor que la de la lesión que se observa a la simple inspección. La reconstrucción, según los casos puede hacerse mediante un cierre directo del defecto o puede ser preciso la utilización de colgajos o injertos.

En algunas otras ocasiones es además preciso utilizar otros tratamientos adyuvantes como la Radioterapia.