Enlaces de interés

Los problemas de tiroides suelen ser la causa más frecuente de exoftalmos. Esta patología se conoce como exoftalmos tiroideo u orbitopatía tiroidea.

Afecta principalmente a mujeres de 40 a 60 años con hipertiroidismo, aunque puede ocurrir también en pacientes hipotiroideos o en personas sin enfermedad tiroidea. En hombres es menos frecuente pero más severa. La orbitopatía tiroidea puede aparecer incluso antes de haberse diagnosticado un problema de tiroides.

SÍNTOMAS DEL EXOFTALMO TIROIDEO

Los primeros síntomas oculares son habitualmente leves e inespecíficos. Incluyen:

  • mayor sensibilidad al viento y al sol
  • sensación de sequedad ocular
  • enrojecimiento
  • lagrimeo
  • intolerancia a las lentillas.

Suelen presentarse unos meses después de la afectación tiroidea, aunque pueden aparecer más tarde o incluso no aparecer. De hecho, no todo paciente con hipertiroidismo tendrá problemas oculares.

A medida que el cuadro va progresando el paciente puede presentar además:

  • dolor ocular
  • dificultad para enfocar objetos, especialmente en la lectura
  • visión doble
  • edema y bolsas en los párpados, sobre todo por las mañanas.

Generalmente se ven afectados ambos ojos, aunque de manera asimétrica.

La enfermedad presenta dos etapas bien diferenciadas, una fase inicial activa o inflamatoria, y otra inactiva o de secuelas. Una vez iniciada la patología, el período de actividad puede durar desde pocos meses hasta dos años. Pasado este tiempo, la inflamación suele remitir y la enfermedad estabilizarse. Una vez alcanzada la estabilidad es poco probable que el proceso se reactive, aunque cada paciente puede tener una evolución diferente.

TRATAMIENTO DEL EXOFTALMOS

El tratamiento del exoftalmos dependerá de cuál sea la causa que lo produce:

  • En el caso de que exista una lesión detrás del ojo, el tratamiento será quitar esa lesión si es posible. Lo más frecuente son las malformaciones vasculares o tumores benignos (los malignos son más infrecuentes). Cuando estos tumores producen problemas en la visión, visión doble o exoftalmos, se suele recomendar la cirugía (generalmente se suelen llevar a cabo haciendo cortes por debajo de los párpados de forma que quedan ocultos) y se pueden quitar de forma segura.
  • Si se debe a un problema de tiroides, lo que se suele hacer es una descompresión orbitaria, una cirugía en la que se hace más grande la órbita (el espacio óseo en el que están alojados el ojo, los músculos y la grasa) para que estos elementos se recoloquen en los senos paranasales o en la fosa temporal y el ojo vuelva hacia dentro. Esta cirugía se lleva a cabo con anestesia general. La intervención consiste en ampliar la capacidad volumétrica de la órbita, actuando sobre las paredes óseas de la misma.

 

Enlaces de interés

La ptosis palpebral es el término médico que se refiere a la caída de uno o ambos párpados superiores. Esta caída de los párpados puede tener múltiples causas, siendo una de las más frecuentes la que tiene lugar por un funcionamiento anormal o incompleto del músculo que se encarga de elevar el párpado, aunque veremos que existen otras causas.

DIFERENCIAS ENTRE EL PÁRPADO CONGÉNITO Y EL SENIL

Esta patología puede aparecer a cualquier edad, pudiendo presentarla tanto niños como adultos.

  • La ptosis palpebral congénita se presenta desde el nacimiento del afectado y generalmente es debida a un anormal desarrollo embrionario del músculo elevador del párpado.
  • La ptosis palpebral adquirida puede aparecer en cualquier momento de la vida del paciente, siendo lo más frecuente que lo haga a edades avanzadas.

 

Dentro de este último grupo se incluyen diferentes causas que lo originan como: mecánicas, musculares (miogénicas o degenerativas) y neurológicas.

  • Ptosis mecánicas: el párpado se cae porque «pesa más». Por ejemplo, la dermatocalasia o exceso de piel palpebral produce un tipo de pseudoptosis palpebral. Así mismo patologías como tumores palpebrales o chalazión-orzuelos pueden inducir ptosis mecánicas.
  • Ptosis musculares: Incluyen aquellos casos en los que el músculo elevador del párpado no funciona bien por una desinserción de su punto de anclaje (ptosis aponeurótica o senil, de las más frecuentes), o aquellas en las que existe una patología muscular adquirida que dificulta su funcionalidad.
  • Ptosis neurogénicas o neuromusculares: Determinadas patologías que suponen una denervación de los músculos que elevan el párpado pueden inducir una ptosis palpebral, como es el caso de la parálisis o paresia del III par craneal (el en contexto de un ictus, por ejemplo) o el síndrome de Horner, en el que se altera la inervación del músculo de Müller y a veces puede asociarse con patología sistémica grave.

 

Debido a que el párpado caído puede deberse a multitud de posibles causas, y a que alguna de estas puede ser grave, se recomienda siempre realizar una valoración oftalmológica completa para un diagnóstico certero.

EL PÁRPADO CAÍDO EN LOS NIÑOS

Cuando la ptosis palpebral tiene lugar antes de los 8 años, se habla de ptosis infantil (incluyendo no solo los casos congénitos sino también adquiridos antes de esta edad).

Además de cómo afecta esta patología al plano estético, hay que tener en cuenta que el ojo o los ojos afectados dejan de percibir en su totalidad los estímulos visuales necesarios, algo que provoca que no terminen de desarrollar todo su potencial, llegando en el caso de los niños a generar problemas, tales como:

  • ojo vago (ambliopía)
  • tortícolis (el niño eleva el mentón para poder ver mejor a través de los párpados caídos)
  • visión borrosa
  • estrabismo

Por todo ello en todos los casos de ptosis infantil, es obligado realizar un estudio detallado de la función visual de los pacientes.

¿CÓMO SE TRATA EL PÁRPADO CAÍDO?

El tratamiento es quirúrgico. Dependiendo de la causa subyacente y de los hallazgos exploratorios utilizaremos diferentes técnicas y decidiremos cuál sería la altura óptima del párpado superior. Los objetivos principales serán:

  • elevar el párpado superior para permitir un desarrollo visual normal y un campo visual máximo
  • lograr una simetría con el otro párpado superior

La intervención quirúrgica se realiza bajo anestesia local y sedación y de forma ambulatoria, salvo en los niños pequeños en quienes se hará bajo anestesia general. Según los casos, realizaremos una incisión muy fina en el pliegue natural de la piel del párpado superior, o por la cara interna del párpado (conjuntiva), sin cicatriz apreciable.

La cirugía, habitualmente implica tensar el músculo elevador para elevar el párpado superior a la posición deseada. En los casos más complicados, la cirugía es más compleja y utilizaremos el músculo frontal para elevar el párpado.

Enlaces de interés

El ojo produce dos tipos de lágrimas: la de llorar a causa de las emociones y una lágrima continua basal que se necesita para que la superficie ocular esté siempre humedecida. La lágrima se dirige a un «desagüe» situado en la parte más interna de los párpados, y que comunica con la nariz, lo que conocemos como vía lagrimal.

En condiciones normales, nuestra lágrima debe desaguar del ojo hacia las fosas nasales para cumplir así́ un circuito que protege nuestros ojos de agentes externos y nos permite el recambio constante de hidratación.

Pero a veces el “desagüe” del sistema lagrimal puede sufrir alteraciones en su calibre e incluso llegar a obstruirse. Esta situación deriva en un lagrimeo constante, molesto y patológico que puede afectar a la vida cotidiana, además de producir infecciones frecuentes y recidivantes (dacriocistitis, conjuntivitis).

El tipo más frecuente de obstrucción lagrimal es la que afecta al final del recorrido de la lágrima, en la parte baja del conducto lacrimal, en su salida hacia la nariz.

LOS SÍNTOMAS DE LA OBSTRUCCIÓN DE LA VÍA LAGRIMAL

La obstrucción de la vía lagrimal puede producirse en bebés que nacen con el lagrimal obstruido o en personas mayores. En estos últimos se conoce popularmente como una “rija”, siendo una enfermedad muy común para el oftalmólogo oculoplástico con un tratamiento muy eficiente.

Esta obstrucción produce un lagrimeo continuo muy molesto, que incluso puede llegar a provocar cuadros dolorosos agudos asociados a infección.

El lagrimeo excesivo en la población adulta es un síntoma común. Viene acompañado con asiduidad de una irritación de la superficie ocular y, por lo tanto, al ojo rojo además de alteraciones en la piel de los párpados. Estos síntomas se han convertido en el motivo de consulta oftalmológica muy frecuente en Atención Primaria.

También son frecuentes estos otros síntomas:

  • Sensación de ojo húmedo
  • Visión borrosa
  • Conjuntivitis de repetición, es decir, ocurre varias veces al año
  • Inflamación en la piel del párpado por el lagrimeo constante
  • Infecciones del saco lagrimal

 

LOS PROBLEMAS MÁS FRECUENTES COMO CONSECUENCIA DE LA OBSTRUCCIÓN DE LA VÍA LAGRIMAL

  • Dacriocistitis

Al quedar la lágrima remansada en la vía lagrimal se puede infectar, produciendo lo que se denomina una dacriocistitis, la cual a su vez conlleva a conjuntivitis de repetición, infección crónica de los ojos e incluso de la piel que rodea los ojos.

  • Lagrimeo (epifora) por drenaje insuficiente

El lagrimeo excesivo o epífora es un síntoma muy frecuente que puede deber a un exceso de producción de lágrima que usualmente es por una irritación de la superficie ocular causado por ejemplo por una alergia o por el ojo seco, o a un defecto en la vía de evacuación de esta (drenaje insuficiente).

En cuanto a la epífora por drenaje insuficiente, hasta el momento no se ha estudiado con precisión su prevalencia. Un antiguo estudio demostró que la proporción de pacientes con obstrucción de la vía lagrimal se incrementaba a medida que avanzaba la edad: desde el 14% a los 40 años hasta el 35% a los 90.

La frecuencia y la evolución natural de la epífora en la infancia son perfectamente conocidas. Varios estudios demostraron defectos del drenaje lagrimal en hasta el 20% de los niños de una cohorte de casi 5 000 que fueron estudiados hasta cumplir un año. Al mes de vida, el 95% de los positivos se habían vuelto sintomáticos, y al año se había producido la remisión espontánea del 96% de los casos.

¿QUÉ TRATAMIENTOS SE PUEDEN LLEVAR A CABO?

Tal y como mencionábamos anteriormente, el tipo más frecuente de obstrucción lagrimal es la que afecta al final del recorrido de la lágrima en su unión con la nariz.

La corrección de esta patología tiene una solución muy efectiva; la dacriocistorinostomía (DCR). Esta técnica quirúrgica se basa en realizar una nueva ventana ósea en el hueso lagrimal que comunique el saco lagrimal con la nariz, a fin de superar la obstrucción que se ha creado.

La DCR clásica o externa, tiene dos puntos importantes: el acceso en la piel entre el ojo y la nariz, dejando una cicatriz casi imperceptible. A pesar de esto, en manos expertas el éxito quirúrgico alcanza cerca del noventa por ciento.

La DCR endoscópica, la cual se realiza con ayuda de una cámara y pantalla de televisión. Basada en los mismos principios que la técnica clásica, con la diferencia que el acceso es por las fosas nasales sin necesidad de incisiones en la piel. En general el éxito es algo menor que la técnica clásica, pero en manos expertas este porcentaje llega a equiparase.

En cualquier caso, la intervención suele durar unos 45 minutos y puede hacerse con anestesia local y sedación o anestesia general dependiendo del caso. Cualquier técnica se realiza de forma ambulatoria y permite la incorporación a la vida laboral activa de forma precoz.

Blog

¿Qué es un cirujano oculoplástico?

3 diciembre, 2019
Enlaces de interés

 

Como su nombre lo indica, la Cirugía Oculoplástica sería la cirugía plástica de la zona ocular. Se trata una subespecialidad dentro de la Oftalmología que se dedica al tratamiento de todas las enfermedades que afectan a los tejidos que están alrededor del ojo, es decir a los párpados, vías lagrimales y órbita que es la cavidad ósea donde se encuentra alojado el globo ocular con sus músculos y nervios.

Para ser cirujano oculoplástico primero hay que ser médico, luego se completa la especialidad de oftalmología, y al concluir se realiza un fellowship o un master de un año en Cirugía Oculoplástica.

Los cirujanos oculoplásticos conocen la delicada anatomía y función de los párpados y sus estructuras adyacentes mejor que ningún otro especialista. Realizan sus intervenciones cuidando sobre todo la salud ocular utilizando para técnicas de microcirugía con la máxima precisión. Como oftalmólogos conocen, saben prevenir y también tratar las posibles complicaciones oculares que puedan surgir.

Los cirujanos Oculoplásticos están entrenados para realizar diferentes tipos de cirugía facial y de los párpados que van desde una simple malposición palpebral hasta complejas reconstrucciones que afectan a los párpados y las áreas de la frente, región temporal y mejillas.

En España tienen una sociedad profesional que les ayuda a mantener un alto estándar de calidad llamada Sociedad Española de Cirugía Plástica Ocular y Orbitaria (SECPOO) que organiza anualmente un congreso donde se exponen los avances sobre la materia. Del mismo modo existe un intercambio de conocimiento mediante congresos, foros y publicaciones a nivel internacional que mantienen un permanente nivel de exigencia y formación

ALTO GRADO DE ESPECIALIZACIÓN

El hecho de realizar casi a diario cirugías en una zona anatómica tan pequeña, delicada y compleja, hace que el oculoplástico adquiera un grado muy alto de especialización para trabajar alrededor del ojo con las mayores posibilidades de éxito y las mínimas complicaciones.

¿QUÉ TRATAMIENTOS LLEVA A CABO UN CIRUJANO OCULOPLÁSTICO?

Como mencionábamos antes, la cirugía oculoplástica abarca tres grandes áreas: las enfermedades de los párpados, de las vías lagrimales y de la órbita, incluyendo las afecciones que causan pérdida del globo ocular.

A su vez, el campo de la Cirugía Oculoplástica se divide en 2 ramas: cirugía estética y reconstructiva (o funcional).

  • Se consideran “estéticas” todas aquellas actuaciones médicas y quirúrgicas cuyo objetivo es la mejoría de la apariencia de los párpados, cejas, frente y cara.
  • Por cirugía “funcional o reconstructiva” entendemos aquella que se ocupa de la corrección de defectos, causados por traumatismos, enfermedades inflamatorias, tumores y anomalías congénitas o patologías asociadas al envejecimiento.
Enlaces de interés

La Sociedad Española de Cirugía Plástica Ocular y Orbitaria (SECPOO) fue fundada en 1992 por los Dres. Pedro Fernández de la Fuente, Andrés Laiseca, María Dolores Laiseca y Juan Batista Castro.

 

¿QUÉ ES LA OCULOPLASTIA O CIRUGÍA PLÁSTICA OCULAR?

La oculoplastia o cirugía plástica ocular hace referencia a aquella parte de la oftalmología que se encarga de todos los problemas funcionales relacionados con las estructuras faciales perioculares, es decir, los párpados, la órbita y las vías lagrimales.

Además, incluye una labor quirúrgica, con una finalidad estética y otra reconstructiva, donde se tratan todas las afecciones propias de estas estructuras. A través de procedimientos quirúrgicos se corrige malposiciones en los párpados, blefaritis, etc.

 

CIRUGÍA ESTÉTICA Y RECONSTRUCTIVA

La cirugía oculoplástica se divide en dos ramas: la cirugía estética y la reconstructiva. A continuación, vamos a ampliar cada una de ellas.

 

LOS TRATAMIENTOS MÉDICOS Y RECONSTRUCTIVOS DE LA CIRUGÍA OCULPLÁSTICA

Cuando hablamos de cirugía reconstructiva en oculoplastia hacemos referencia a una rama que tiene como objetivo corregir defectos, causados por traumatismos, tumores, anomalías congénitas y otras asociadas al envejecimiento.

Estas son las intervenciones más realizadas en la rama reconstructiva:

  • Malposiciones de los párpados (párpados más abiertos o más caídos, evertidos hacia fuera o hacia dentro)
  • Tratamiento de las patologías que afectan a la órbita, como la orbitopatía tiroidea, una enfermedad autoinmune que afecta a párpados, músculos oculares y otros tejidos que rodean el globo ocular. Se puede tratar con medicación y, en caso necesario, con cirugía.
  • Fracturas orbitarias y tumores en la órbita.
  • Pterigión. Produce enrojecimiento ocular y sensación de cuerpo extraño. Si afecta a la córnea puede disminuir la visión del paciente.
  • Tratamiento de los orzuelos. Se manifiesta como un nódulo enrojecido cerca del margen palpebral.
  • Lagrimeo en niños y adultos. La oculoplastia trata la mayor parte de las causas de lagrimeo como obstrucciones de las vías lagrimales.
  • Evisceración y enucleación. Consisten en la extirpación de todo el contenido del globo ocular.
  • Diagnóstico y tratamiento de tumores palpebrales, es decir, aquellos tumores que aparecen en la piel de los párpados, ya sean benignos o malignos. El tratamiento es quirúrgico.
  • Alteraciones del funcionamiento de las estructuras perioculares como consecuencia de parálisis facial. 

 

LA CIRUGÍA OCULOPLÁSTICA CON UNA FINALIDAD ESTÉTICA

La cirugía estética son aquellas actuaciones médicas y quirúrgicas que tienen como finalidad mejorar la apariencia de los párpados, cejas, frente y cara.

A continuación, detallamos los tratamientos estéticos que realizan con mayor frecuencia los profesionales de nuestra sociedad:

  • Tratamiento quirúrgico para corregir el exceso de piel y grasa de los párpados superiores e inferiores.
    • Blefaroplastia superior. Elimina el exceso de piel del párpado superior. Suele aparecer por el envejecimiento natural.
    • Blefaroplastia inferior. Corrige el exceso de bolsas del párpado inferior. Se realiza a través de una pequeña incisión en la conjuntiva (dentro del párpado) por lo que no queda cicatriz.
  • Ptosis palpebral. Es la caída del parpado superior, que afecta al campo de visión del paciente.
  • Toxina botulínica. Se aplica en tratamientos estéticos y también médicos para disminuir las arrugas dinámicas, en el blefaroespasmo, tortícolis, parálisis musculares oculares etc.

 

LOS BENEFICIOS DE LA OCULOPLASTIA

La oculoplastia tiene numerosos beneficios para los pacientes que acuden a ella con problemas en las estructuras perioculares.

  • Resuelve problemas patológicos
  • Cubre cuestiones estéticas
  • Aumenta la autoestima e los pacientes
  • Mejora su calidad de vida

 

CELEBRACIONES DE CONGRESOS ANUALES

Cada año la SECPOO organiza un Congreso Nacional al que acuden los mejores especialistas y profesionales que participan en el desarrollo de esta subespecialidad.

El equipo de la sociedad trabaja todo el año para ofrecer a los participantes las mejores jornadas científicas sobre la cirugía plástica ocular y orbitaria en España.

El próximo 2020, concretamente los días 3, 4 y 5 de junio, celebraremos la 30 edición de nuestro congreso en Santiago de Compostela. Si quieres más información al respecto entra aquí.

 

Enlaces de interés

La utilización de la toxina botulínica se encuentra a la cabeza de los tratamientos con fines estéticos realizados en nuestro país. La corta duración del procedimiento (de la intervención), la práctica ausencia de dolor asociado, la escasa necesidad de cuidados post-tratamiento (baja complejidad de la fase post operatoria) y su cada vez más asequible coste hacen de ella una de las prácticas estéticas más demandadas.

Sus orígenes se remontan a la década de 1950, cuando se descubrió que la inyección de una pequeña cantidad de toxina botulínica podía relajar un músculo temporalmente, y posteriormente se reveló su uso terapéutico en el estrabismo (capacidad de descruzar los ojos cruzados). Sin embargo no fue hasta 2004 cuando su uso fue aprobado en España (realmente su uso en patología se aprobó en España en 1992. En 2004 se aprobó su uso estético).

Su nombre más conocido (Bótox) hace referencia a una de las primeras marcas comerciales que se  registraron, pero también puede encontrarse como Bocouture o Azzalure entre otras.

Contrariamente a lo que muchos creen, no es un relleno de arrugas, sino que las elimina gracias a su capacidad de relajar los músculos responsables de las mismas. Como curiosidad, indicar que el Bótox  también se utiliza en casos de sudoración excesiva, así como para tratamientos de estrabismo, bruxismo, cefaleas y espasmos musculares.

Veamos a continuación las preguntas más frecuentes alrededor de este tratamiento:

1- ¿En qué consiste exactamente? La toxina (no por ello necesariamente tóxica) se administra en su dosis adecuada mediante inyecciones practicadas con agujas muy finas a nivel intramuscular o subcutáneo, logrando una relajación del músculo donde se inyecta.

2- ¿En que zonas se administra?  Actualmente en España su uso con fines cosméticos ha sido aprobado para el tratamiento de las arrugas de expresión de la zona del músculo frontal, el entrecejo y la zona peri-orbitaria, comúnmente conocida como patas de gallo.

3- ¿Su aplicación es dolorosa? Únicamente se percibe una leve molestia que dura muy pocos segundos. Asimismo, se puede usar una crema anestésica media hora antes así como aplicar hielo para insensibilizar la zona.

4- ¿En qué momento se aprecian sus efectos? Si bien se ven de manera gradual, los resultados comienzan a hacerse visibles unas 48 horas tras  su aplicación, manifestándose de forma plena al cabo de unos 10 días tras el tratamiento.

5- ¿Qué duración tiene su efecto? Dependerá de cada paciente pero, por norma general se mantendrá entre 3 y 6 meses, desapareciendo de forma progresiva.

6- ¿Qué efectos secundarios tiene asociados?  Pueden generarse pequeños hematomas en la zona en la que se ha practicado la inyección. La alergia al producto es muy rara, aunque hay que tener precaución en alérgicos al huevo por su contenido en albúmina. Es de vital importancia que lo aplique un especialista oculoplástico o un profesional formado  específicamente, capaz de diagnosticar correctamente al paciente y determinar en qué puntos administrar  el producto, así como el número de unidades más adecuado.

7-  ¿A qué edad es más recomendable su administración? Los años no tienen por qué marcar el inicio de un tratamiento como el bótox sino más bien las necesidades de cada paciente con las particularidades de su rostro y de su piel. Además la toxina botulínica también puede utilizarse con fines preventivos.

8- ¿Si se deja de aplicar, revertirán los efectos y saldrán más arrugas y más rápido? Nunca aparecerán más arrugas por dejar de ponerlo. El proceso de envejecimiento seguirá en el mismo punto que antes de iniciar el tratamiento y si se lleva a cabo de forma adecuada lo hará conservando una apariencia natural.

9- ¿Existe un límite máximo de sesiones? No es malo realizarse cuantos tratamientos se quiera siempre y cuando que se cumplan los plazos recomendados entre cada sesión.

10- ¿Qué cuidados hay que realizar tras la operación? Se recomienda mantener la cabeza erguida durante las 4 horas posteriores. Asimismo, no se puede tomar aspirina para no provocar hematomas ni realizar sesiones de sauna o acceder a espacios muy calurosos durante los días siguientes.

Enlaces de interés
Más información

¿QUÉ ES Y CUÁNDO ESTÁ INDICADA?

La blefaroplastia consiste en una sencilla intervención en la zona del párpado que generalmente se realiza por motivos estéticos pero que en algunos casos se practica por prescripción médica debido a alteraciones del campo visual del paciente y fatiga ocular debido al peso que ejerce el exceso de piel.

¿POR QUÉ ES TAN COMÚN?

Debido a que nuestros ojos juegan un papel muy importante en nuestra interacción con los demás, el atractivo de nuestra mirada se ve inevitablemente condicionado por el aspecto de nuestra zona palpebral. La existencia de exceso de piel o grasa en nuestros párpados puede por lo tanto jugar en contra de nuestra expresión, mostrándonos con una apariencia más cansada o apagada, haciéndonos incluso aparentar más edad de la que realmente tenemos.

La cirugía estética palpebral no genera un cambio radical en nuestra presencia general, simplemente nos ayuda a recuperar de forma natural nuestra mirada original. Siempre y cuando sea realizada por un profesional Oculoplástico acreditado, es una cirugía que no ofrece grandes complicaciones y que no deja ninguna marca visible. Si unimos a ello su asequible coste y su breve periodo de recuperación, entenderemos por qué es una de las intervenciones estéticas más solicitadas, especialmente dentro del segmento masculino, a priori más reacio a este tipo de prácticas.

¿CÓMO SE REALIZA?

Generalmente se diferencia entre 2 prácticas diferentes, aunque pueden realizarse de forma simultánea en la misma intervención.

Blefaroplastia superior: Se elimina el exceso de grasa o piel de los párpados superiores mediante una incisión que queda oculta en un surco natural de la piel, la cual se cierra mediante puntos de sutura finos, por lo que la cicatriz en esta intervención es invisible.

Blefaroplastia inferior: En este caso, se procede a la eliminación de las llamadas bolsas. Ello puede hacerse redistribuyendo el tejido de la zona o alternativamente resecando el exceso de grasa. La cirugía se realiza por vía transconjuntival o transcutánea, en este caso la incisión se disimula bajo las pestañas, por lo que tampoco habrá ninguna cicatriz visible. En algunos pacientes se podría precisar también de extirpación o tensado de la piel y/o músculo.

¿CUÁNDO PUEDO HACER VIDA NORMAL?

Habitualmente, los pacientes suelen necesitar de un breve periodo de recuperación. Son frecuentes las hinchazones así como los hematomas en la zona afectada, pero desaparecen rápidamente sin dejar rastro. La aplicación de compresas frías durante los dos primeros días puede ayudar a acelerar este proceso puesto que contribuye a la coagulación de la sangre. Así mismo, se recomienda mantener la cabeza elevada. Generalmente se colocan vendajes finos en las zonas de incisión y se retiran en varios días. En cuanto a los puntos de sutura, pueden permanecer en la piel durante aproximadamente una semana y la mayoría de las personas regresan a su vida normal como máximo en 10 días.