Pterigión / Pinguécula


Síntomas

El principal síntoma es el enrojecimiento ocular por ingurgitación de sus vasos e irritación posterior en los pterigiones activos.

Los más frecuentes son los de enrojecimiento ocular y sensación de cuerpo extraño.

Cuando invaden la córnea pueden inducir astigmatismo por lo que la agudeza visual puede deteriorarse. Si además llegan a ocluir el eje visual el paciente puede sufrir una disminución visual.


Tratamiento

Si el pterigión no muestra signos de crecimiento activo, ni inflamación, ni afecta al eje visual la actitud puede ser expectante y no es preciso operarlo.

Si no es así, es preciso el tratamiento quirúrgico y consiste en su extirpación completa. A pesar de tratarse de una patología benigna la tasa de recidivas es alta, por lo que a la extirpación simple se añaden otros tratamientos coadyuvantes en un intento de que la tasa de reapariciones disminuya. Estos tratamientos son los de autoinjertos o injertos de membrana amniótica para cubrir el defecto, la betaterapia (una forma de radioterapia) o el uso de algunos fármacos como la Mitomicina C.

Todos los procedimientos descritos se realizan bajo anestesia local y régimen ambulatorio.


Pinguécula

La pinguécula es una lesión conjuntival benigna que se manifiesta como una lesión nodular de tonalidad amarillenta, sobre-elevada, localizada en la unión entre conjuntiva y córnea, pero sin invadirla (a diferencia de lo que sucede con los pterigiones).

No se conocen con exactitud las causas. Parecen estar implicados la exposición a los rayos ultravioletas y la irritación conjuntival persistente.


Síntomas

Ocasionalmente puede inflamarse y producirse enrojecimiento y sensación de cuerpo extraño.


Tratamiento

En general no es preciso intervenirla quirúrgicamente. Sólo si se inflama y produce molestias o por motivos estéticos, se indica la cirugía. De no ser así y si la inflamación es leve, se prescriben colirios antiinflamatorios puntualmente.